Una venta que deja huella

Esta operación de venta es tan entrañable que os la voy a contar. Propietaria de 95 años que vive en el Centro de Donostia, en un piso de 98m2 , viven ella y su cuidadora.

El mantenimiento del piso, sus gastos personales y los de su cuidadora van lesionando su economía, hasta el punto de sentir preocupación.

Con mucho pesar, decide poner a la venta su vivienda. Sabe que, a su edad,  salir del piso donde ha vivido toda su vida es muy duro, pero tiene que buscar una solución.  También piensa en la posibilidad de, una vez vendida la vivienda,  poder seguir habitándola en régimen de alquiler.

Se realiza la venta y en el mismo acto de la firma de la Escritura Notarial de compraventa, simultáneamente se firma una ”Escritura de constitución de derecho de uso y habitación” durante toda su vida, con carácter personal e intransferible, en las mismas condiciones en que viene haciéndolo hasta el día de hoy. Se fija un canon por el derecho de habitación por una cantidad mensual (renta)  con las obligaciones propias de un  contrato de arrendamiento.

Escritura de constitución de derecho de uso y habitación

Para garantizar la permanencia de la vendedora en la vivienda, dicha  Escritura de constitución de derecho de uso y habitación  se ha inscrito en el Registro de la Propiedad.

No podéis imaginaros, porque es indescriptible, la satisfacción, alegría, felicidad y  tranquilidad con que la vendedora volvió a su casa a la salida de la Notaría.

Por fin puede administrar su economía sin preocupación, seguir viviendo en su casa habitual, y, además, con una magnífica sintonía entre compradores y vendedora.

Una venta que deja huella

Propietarios y compradores: hay gestiones que sólo un profesional puede realizar con la seguridad de su buen hacer y  la tranquilidad de un final feliz; porque la casuística de una transacción inmobiliaria es muy compleja. Creo que en  cualquier gestión inmobiliaria  entra en juego mucho dinero y que bien merece el pago de unos honorarios a un profesional para tener la garantía y seguridad de que tus intereses están bien gestionados.